Hay vivencias que no volverán, pero que marcaron mucho de lo que hoy vivimos. Hablamos de una pieza documental no precisamente actual: ‘Style Wars‘, un clásico sobre las raíces del grafitti y la cultura hip-hop en el Nueva York de la década de los 80, estrenado hace casi mas de 30 años por la cadena pública PBS y que ha pasado a la historia como un documental mítico que deberíamos haber visto.

© Style Wars, Documentary

Un clásico para los más cercanos a la cultura y una pieza de gran valor para el público más head. Si te gusta algo que vaya un poco más allá del mero entretenimiento, con una dosis de realidad e historia social contemporánea, ‘Style Wars’ es una buena opción. Si bien es cierto que hablamos de un documental de 1983 que podría parecernos obsoleto, el momento y la temática se han quedado impresos en una realización única, limpia y vigente con el paso del tiempo como pocos documentales del mismo genero han sabido igualar.

Atrapado en los 80. Y se hace disfrutar seas nostálgico o no. ‘Style Wars’ intentaba responder a las preguntas que comenzaba a hacerse la sociedad neoyorquina: ¿Por qué los trenes del metro aparecían pintados completamente de la noche a la mañana? ¿Qué significaban esas extrañas firmas en infinidad de muros de NYC? Según relata el documental, en 1980 comenzaba la fiebre del grafitti en la gran manzana. Decenas de jóvenes de entre 16 a 25 años se expresaban en lo que quizás fuera un nuevo medio.

© Martha Cooper – Hip Hop Files

Un detalle agradecido de todo buen documental que se precie es la abundancia de entrevistas que construyen el verídico relato que ‘Style Wars’ transmite. Preguntas directas, sin rodeos, ni acusaciones, ni valoraciones subjetivas, tanto a los primeros graffiteros de NYC como a familiares de los mismos, autoridades responsables del metro de la ciudad, policías, neoyorquinos a pie de calle, que en 1983 empezaban a preguntarse si esto del graffiti era un arte o eran jóvenes con argumentos propios que defendían que su actividad no eran solamente desmanes. La popularización del sida en los 80 y la violencia en algunos barrios de la ciudad en los que había movimiento grafitero no ayudaba a una concepción positiva. Pero el documental no se centra en esto, es mucho más neutro.

‘Style Wars’ es grato en este sentido, ofrece muchas visiones del tema en cuestión y como espectador no te quedas sesgado al formarte una opinión histórica básica sobre lo que ocurría en NYC en esa época, pero sin olvidar que está centrado en lo social: sus protagonistas son los actores del movimiento y su primera persona, no el guión histórico. La realización además es clásica y limpia: no existen adornos y el ritmo viene dado por la propia expresión de cada entrevista. Un buen documental con grandes declaraciones, no necesita de más elementos para reternerte ante la pantalla y este rasgo es algo de lo que ‘Style Wars’ puede seguir presumiendo a casi 30 años después de su estreno.

Es el hecho de que mi nombre viaje por toda la ciudad“. ‘Style Wars’ no sólo destaca por su variada narrativa en primera persona de la que podríamos quedarnos con interesantes argumentos en la defensa del arte urbano como una nueva expresión, simples quizás, pero claramente explicativos del movimiento, de la historia de ese presente que estaba viviendo una dualidad social muy marcada entre jóvenes y adultos.

Finalmente ‘Style Wars’ pasó a la historia como un reflejo de la sociedad en las piezas publicitarias; y lo curioso es que con el paso del tiempo tanto el hip-hop como el grafitti y parte de la cultura urbana, acabaron comercializándose en la industria del ocio y el entretenimiento. ‘Style Wars’ se postula como un documento único para entender el por qué y el origen de una expresión social que al día de hoy nos mueve a muchos e incluso llega a conformar un estilo de vida para un amplio público. Un documental mítico, entretenido, histórico y que te hace pensar sin que te duela la cabeza.