Martha Cooper, la fotógrafa que mostró al mundo el hiphop

Fotógrafa del New York Post, Martha Cooper había fotografiado diversidad de situaciones, cosas y personas a lo largo del mundo pero es un breve viaje de vacaciones a Haití donde su desilusión anterior se dispersa y le da nueva vida a su vocación, ahí encontró a niños en la calle jugando y creando juguetes de manera ingeniosa, lo que marcaría fuertemente su vocación. Comienza a fotografiar a los niños en las calles en su regreso a New York y es gracias a este acontecimiento que nace su primer serie fotográfica exitosa llamada “Street Play” (1977­-1980).

Con el fuego de su vocación avivado por los chicos y las chicas de las calles de Haití y Nueva York, Martha comienza a crear, sin saberlo, su segunda serie fotográfica exitosa “Hip Hop Files” (1979-1984). Durante una toma de éste trabajo logra observar a un chico que practicaba su nombre en un cuaderno, se acerca y le pregunta qué es lo que hace, él le dice que es para dibujarlo en una pared. El chico notando su interés de ella le dice que quiere presentarle a un rey “Dondi”. Al conocerlo y entrevistarlo conoce de la mano de uno de los  grandes lo que es el graffiti “un arte efímero”, ella se sorprende al conocer a “Dondi” quien es “una persona tan articulada y hablada” naciendo su obsesión por el graffiti. Él le pide ayuda para que lo fotografíe cuando pinte los trenes, eventualmente otros graffiteros le pidieron que  hicieran lo mismo con  sus graffitis volviéndose con el tiempo un hábito para ella.

Un día cualquiera durante su rutina laboral se le asigna la cobertura de un disturbio en el norte de Manhattan donde se había arrestado a muchos jóvenes, al llegar pregunta a los oficiales el motivo del arresto quienes responden que hubo una riña provocada por un concurso de baile en donde los chicos giran sobres sus cabezas, de igual forma le muestran los objetos confiscados entre los cuales se encontraban aerosoles. Atraída por la curiosidad, Martha decide esperar el momento de su liberación, cuando ésta llega ella se acerca y les pide que le “muestren lo que estaban haciendo parados de cabeza, entonces ellos le muestran lo que hacían “Rocking”, no era breaking, era rocking”. Asombrada, nace un nuevo interés que la hace saltar del graffiti al baile y decide buscar a un experto para saber mas de ello.

Durante este periodo de tiempo conoce a Henry Chalfant, quien se convertiría en un futuro colaborador, juntos publican un artículo sobre un show próximo a presentarse llamado “graffiti rock”, sin embargo, debido a una riña el evento se cancela pero deja una gran impresión en Martha puesto que es la primera vez que ve el graffiti, deejing, mcing y b-boying juntos. A partir de entonces sostiene contacto con los demás elementos de una cultura que se expandiría por todo el mundo y se conocería con el nombre de Hip Hop.

El show graffiti rock es retomado tiempo después en un documental llamado Style Wars que al anunciarse provoca un boom mediático, crea una locura en los medios por lo novedoso, por mostrar aquellos jóvenes que siendo marginados hacían cultura (danza, canto, música y pintura) desde las calles. Sin embargo, lo hizo muy por fuera de sus orígenes, lo realiza en los dance club. Estos hechos provocan que Martha tome distancia de esta cultura, no sin antes publicar junto a Henry uno de los libros mas importantes de la historia del graffiti que reafirma su exitosa carrera como fotógrafa callejera “Subway Art” (1984) considerada por algunos como la biblia del graffiti.

Después de alejarse de la cultura callejera ella retoma proyectos anteriores o los combina, entre los cuales están una colaboración con National Geographic sobre el Polen , ilustra el libro  We B*Girlz, re edita el Sub Way Art junto a Chalfant o saca a la luz alguno que estaban guardados como aquel desconocido sobre tatuajes en Japón y que con suerte, pronto podremos ver.